Para mantener un portal abierto y actualizado en el que podamos debatir sobre el uso de la tecnología, en Dialogando te queremos escuchar. ¿Hay algo sobre el mundo digital que quieras conocer? ¡Habla con nosotros! Para otro tipo de información contáctanos a través de redes sociales: Facebook y Twitter: @mimovistar o descárgate la app de Mi Movistar.

Todos los campos son obligatorios*

X

Seguridad - 22/08/2018

Vídeos de versiones alternativas de cuentos clásicos al alcance de niños y adolescentes en la Red

4 min Tiempo de lectura

 

Uno de los cambios sociales más relevantes en la última década es cómo se ha ido accediendo a la información y cuáles son los medios que consultamos, siendo la televisión el que más ha ido perdiendo adeptos. Justamente son las generaciones más jóvenes las que menos consumen televisión, y han sido estas generaciones las que han liderado el cambio y la reformulación de contenidos en Internet (siendo la principal fuente de entretenimiento). Según el informe PISA el 40% de niños chilenos pasa diariamente entre 2 y 6 horas navegando en Internet.

Lo más popular en Internet para las niñas, niños y adolescentes son, sin duda, los vídeos. A esta altura es probable que todo tu entorno haya visto un video, noticiero o incluso una película. Eso sí, en los últimos años se ha visto un fenómeno peculiar dentro del material audiovisual que hay en la Red y son las versiones “alternativas” de cuentos clásicos. Es probable que el look del vídeo sea inocente, pues suelen aparecer en él personajes y dibujos animados y el título es muy parecido a los cuentos clásicos (es más, si lo ves de manera rápida sin detenerte mucho tiempo es probable que percibas que es un contenido para menores de edad), pero cuando te detienes a ver con detalle y lees la descripción o simplemente ves hasta el final te sorprenderá.

Hablamos de versiones de cuentos clásicos para “adultos” o simplemente versiones de terror exacerbadas. Muchos de estos vídeos se saltan los filtros y algoritmos que tienen los sitios web para identificar contenido no apto para niñas y niños, otras veces este algoritmo y filtro falla y, muchas más veces de las que quisiéramos, o simplemente la persona que sube el material no informa ni toma los resguardos de que hay menores de edad navegando en esta plataforma, o simplemente los amigos del colegio pasaron un link de algún sitio web que no resguarda o filtra la edad de sus visitantes. Es así como niñas, niños y adolescentes, a veces sin saberlo. se encuentran con estas versiones “alternativas” de los cuentos clásicos.

Entonces, ¿qué hacer cuando un menor de edad se ve enfrentado a este tipo de contenido no apto? Cuando hablamos de no apto, corresponde a que no tiene la madurez y entendimiento de la situación o del contexto debido a su corta experiencia de vida. Ahí como adultos, profesores y padres nos vemos en la disyuntiva de si comenzar a sobrevigilar mientras las niñas y niños navegan en Internet, y surgen preguntas tales como: ¿Debo aumentar el control parental?, ¿le quito el acceso a YouTube?, ¿Cada vez que vea un vídeo? ¿Debería verlo junto a mí?, ¿Y si viera los vídeos desde la cuenta de mi celular? Seamos realistas, es poco probable que hagamos algunas de estas cosas, lo peor resulta que cuando chequees qué fue lo que vio tu hija o hijo hace dos días atrás, ya habrá asimilado los contenidos de tales vídeos.

¿Qué podríamos hacer entonces?

  • La idea sería no abordar el hecho desde la reacción, por lo que será mucho mejor ser proactivos, tener conversaciones desde los 4 ó 5 años respecto a imágenes y vídeos incómodos o de desnudos. Es probable que esto resulte difícil, pero es necesario cuando hoy los celulares están en manos de las niñas y niños desde muy temprana edad (quizás no tenga un celular propio pero sí tenga acceso al de alguien cercano). Requerimos de ir un paso adelante y enfrentar la incomodidad por nuestras niñas, niños y adolescentes es nuestra responsabilidad prevenir estas situaciones con la mayor información y precaución posible. Es importante que desde muy pequeños podamos abordar estos temas con conversaciones muy naturales.
  • Evita alterarte o mostrar ansiedad frente a ellos. Tanto los menores de edad, perciben esto y se alejan o simplemente dejarán de contarte en un futuro alguna situación compleja porque notaron que te alteraste con lo que te compartieron.
  • Debes dialogar con los más jóvenes que en Internet ocurren muchas cosas buenas pero también malas (todo depende del uso que hagamos de las herramientas digitales), y mostrarte disponible para ayudarles si notan algo extraño, ven vídeos o fotos que les resulten incómodos, o incluso si alguien conocido o desconocido contacta con ellos y les comparte algún link que no sea de su agrado.
  • Por último lo que sin duda debe estar en todos los adultos ya sea papás o profesores es la curiosidad para ir abordando y aprendiendo junto a ellos, ya sea respecto al uso responsable de la tecnología y las redes sociales o otro tema respecto a sus vidas. Es nuestro deber estar pendientes e informados sobre las plataformas que usan nuestros niños y adolescentes. Para ello, puedes asistir a algunas de nuestras charlas o informarte en este tipo de sitios web. Los contenidos están a tu alcance, solo debes estar interesado en buscarlos o recibirlos.

  

Fuente: Daniela Henríquez Figueredo, Relacionadora Pública, Analista Internacional, Especialista en Tecnología e Infancia. Presidenta de Fundación Efecto Mariposa, Chile. Colaboradora de Dialogando.

Volver